Patas de Gallina

Cuando a una mujer le dicen que tiene ¨patas de gallina¨, en seguida va al espejo a comprobar que eso no es verdad. 
Pero no crean ustedes que se refiere a estas patas de gallina, que lleva el señor, vendiendo por las calles.
A propósito de vender gallinas, con este sistema, donde los pollos van guindando en el hombro y recorriendo calle por calle. 
No sabemos si este es el peor trabajo que pueda haber, solamente imagínense la presión que hacen esas patas encima de la clavícula y los pollos gritando cada vez que pisa.
Estos pollos no se imaginan que ese es su último tour por la ciudad; a la cual ven con la cabeza hacia abajo.
Posted on 8:00:00 a. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under | 0 Comments »

0 comentarios: