La tensión política se viste de morado




Por Eury Siriaco 

Leyendo los medios de comunicación veo muchas noticias relacionadas con la actividad política dominicana y observo un patrón que se ha ido intensificando en los últimos meses. Este patrón apunta al lanzamiento de candidaturas y juramentaciones de equipos de campañas por parte de altos dirigentes del PLD. 
Como joven miembro del Partido de la Liberación Dominicana que noto este patrón y aprecio estos acontecimientos, me surge la siguiente pregunta ¿Qué efectos trae al partido y a la democracia que tantos dirigentes aspiren a la presidencia? concluyo posteriormente que esta es una pregunta que merece de cierta atención y análisis. Desde un punto de vista lógico y de manera inicial pareciera que el deseo del Presidente de nuestro Partido Dr. Leonel Fernández, se está cumpliendo, “El PLD será una fábrica de presidentes” lo cual llama la curiosidad que el efecto de esta afirmación sea tan inmediato. 
Es justo considerar el resultado de que Danilo Medina saliera electo en el 2012 como Presiente de la República siendo este candidato del PLD, ha dado esperanzas a muchos altos dirigentes del partido de que ellos podrían también alzarse con la victoria. Ciertamente el triunfo del Presidente Medina ha cambiado el paradigma que existía desde que el PLD logro su primera victoria presidencial, ha cambiado el pensamiento de que solo se ganaba con Leonel. 
También tenemos como motivación la afirmación que citamos anteriormente de que el partido será una fábrica de presidentes. Estos dos acontecimientos que han pasado de manera concadenada han provocado una interpretación del panorama político que guía a los y las aspirantes a optar por ser los candidatos o candidatas del Partido de la Liberación Dominicana. También existe la realidad de conflictos internos que está viviendo el PRD representante de la mayor fuerza de oposición del gobierno y es la única organización política con capacidad de hacerle frente al PLD en los comicios del dieciséis. Pero como es de conocimiento de todos la división del PRD provoca mayores ventajas al partido morado para que siga gobernando. Esto es otro ingrediente que se le suma al banquete de oportunidades que ven los aspirantes a la presidencia. 
Esto nos trae otra interrogante ¿Todos los aspirantes a la presidencia tienen un plan de gobierno y de trabajo real o es simplemente una cuestión de coyuntura? En el primer caso esto podría traer grandes beneficios al partido y al país por la razón de que va a existir una renovación de ideas y de liderazgo político, pero en el segundo caso podría provocar un descenso del partido y por ende un descenso del país. 
Es vital que todas las aspiraciones estén basadas en propuestas reales estudiadas desde hace ya muchos años, con modelos de desarrollo aterrizados en la realidad que estamos viviendo y que de alguna manera puedan seguir el esquema planteado y trabajado por el actual gobierno para que así exista una continuidad real de los gobiernos del PLD. 
El Partido de la Liberación Dominicana en este proceso podría salir más fortalecido o al contrario podría debilitarse. Primero, por el motivo de las aspiraciones, si están basadas en proyectos reales pensados desde hace muchos años o si son simplemente coyunturales. En otro aspecto tenemos el efecto de estas aspiraciones al gobierno del Presidente Medina. 
El bombardeo que existe actualmente con respecto al trabajo político de los aspirantes puede provocar una inestabilidad en el Gobierno basado en la realidad de que la gran mayoría de los aspirantes juegan un rol muy importante dentro del gobierno y también dentro del partido. Estos roles pueden ser descuidados con el fin de concentrar sus esfuerzos meramente en sus aspiraciones. También tenemos en el tapete el proceso de modernización y reordenamiento del partido que actualmente ha bajado la celeridad que venía sufriendo hace unos meses atrás, influenciado también por estas aspiraciones. 
Otro punto que debemos de tomar en cuenta en esta batalla interna es el hecho de no llamarla y desarrollarla como una batalla, sino más bien, como siempre recalcamos, una fiesta de democracia. 
Como compañeros, los altos dirigentes del partido deben de dar ejemplo de altura y sensatez en la muestra de sus proyectos presidenciales y en la solicitud de apoyo de los compañeros. No podemos cometer los mismos errores que nuestros adversarios porque sencillamente eso provocaría un debilitamiento del partido. 
Todos los compañeros y compañeras del Partido de la Liberación Dominicana tienen derecho a aspirar y sería justo si cualquiera llegara a la presidencia, porque son Peledeistas y por ende hombres y mujeres de gran valor, pero tienen que hacerlo por los motivos adecuados, usando los medios más idóneos y de la manera correcta.
Posted on 8:15:00 p. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under , , | 0 Comments »

0 comentarios: