La Negativa de RD al Meridiano de Greenwich

Revisando algunos datos sobre el Meridiano de Greenwich, nos enteramos de la hasta entonces inédita noticia de que en el evento científico mundial donde fue designado éste como el meridiano que marca la longitud “cero” del sistema de coordenadas geográficas, solo hubo un voto disidente que lo fue de República Dominicana., hecho el cual ocurrió en el año en 1884.

Al adentrarse en las razones de dicho voto disidente, a priori se podría pensar que siendo Ulises Hereaux el presidente del país para esa fecha, a lo mejor se trataría de otra “Lilisada” más de su largo anecdotario, sin embargo, al revisar los documentos relativos al caso, el hecho resultó ser de gran trascendencia en la historia de la diplomacia dominicana, de acuerdo a lo acontecido:

El Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, James Abram Garfield, había convocado en Washington a una conferencia internacional donde participarían científicos de 26 países del mundo. El objetivo: tratar sobre un meridiano primo. Hasta la fecha, Inglaterra y Estados Unidos utilizaban el meridiano de Greenwich como el meridiano de referencia en sus sistemas de coordenadas geográficas y sus cartas navales estaban referidas a dicho meridiano. Francia hacía del meridiano de Paris su referencia, España el de Cádiz, así como otros tantos países habían adoptado sus propios meridianos de referencia geográfica.

La Conferencia Internacional sobre el Meridiano Primo se inició el 1 de octubre del 1884. Para la fecha, la República Dominicana tenía acreditada una misión permanente en Washington, presidida por el insigne intelectual Manuel de Jesús Galván, quien ostentó la representación del país en el evento. Y aquí el primer elemento importante: tratándose de Galván, algún argumento de peso debió tener para su oposición. Y en efecto, esto queda más que evidenciado en unas publicaciones “online” del Archivo General de la Nación. En esa importante institución estatal reposan las compilaciones de los escritos de Galván, los cuales fueron recientemente editados en cuatro volúmenes digitalizados.

En el volumen IV, páginas 345 y 346, se encuentran publicadas dos cartas enviadas por Manuel de Jesús Galván al Ministro de Relaciones Exteriores dominicano, donde hace una explicación sobre su postura en aquel evento. Para no robarle brillantez a sus palabras, citamos al propio Galván, en la primera de las cartas, fechada del 13 de octubre del 1884:

“El infrascrito Delegado de la República Dominicana estará donde crea que están los intereses de ésta. El asunto, de puramente científico que parecía ser, ha asumido el carácter de celosa competencia entre naciones importantes amigas nuestras, y no es de todo indiferente adherirse a esta o a aquella opinión. Francia no propone su propio meridiano de París, quiere uno neutral, que no pertenezca a nación alguna preponderante. Hasta el día la mayoría parece estar con los Estados Unidos e Inglaterra, que quieren el Meridiano de Greenwich”.

El 20 de octubre, luego de largos debates, se efectuó la votación con el siguiente resultado: a favor de la propuesta de Inglaterra y Estados Unidos votaron 23 delegados, Francia y Brasil se abstuvieron y solo una voz mantuvo la posición contraria, la del delegado de Santo Domingo, Manuel de Jesús Galván. En su ponderación, éste argumentó su voto negativo ante la manera arrolladora de cómo esas potencias imponían sus intereses en defensa de sus propias cartas navales. En la segunda de las cartas, expuso Galván que “Inglaterra y los Estados Unidos, cuya cartografía marítima está arreglada por Greenwich, obraban de concierto, y las otras naciones las siguieron, con excepción del Brasil y nuestra República. Francia y el Brasil se abstuvieron en la votación definitiva, pero el infrascrito prefirió emitir lealmente un voto negativo en nombre de Santo Domingo”

Galván se había inclinado hacia la posición intermedia propuesta por los franceses, de que se fijara el meridiano que pasa por Islandia, lo cual sería un intermedio entre Francia e Inglaterra, y que reducía la discordancia del tiempo universal respecto al tiempo local de Santo Domingo. “No he creído justo que así se desairase la proposición equitativa de los delegados franceses; por esto, y porque el meridiano neutro hubiera disminuido la discordancia del tiempo universal, con nuestro tiempo local de Santo Domingo, voté con Francia y contra Greenwich” continuó explicando Galván en esa segunda carta, como argumento a su voto negativo.

Luego de debatida esa primera propuesta, vino la segunda propuesta: que se adoptara oficialmente un día de 24 horas que iniciaría con el antemeridiano de Greenwich, de tal manera que éste indicaría un horario universal, común para todas las naciones del mundo. Esto trajo las naturales protestas de los asambleístas y sobrevino el arrepentimiento de no haber acompañado al representante dominicano en la primera votación. Los delegados de Alemania, Francia, Italia, Suiza y otras naciones, pasaron a ser causa común con Galván, quien mantenía una férrea posición en contra de los planes de Inglaterra y en defensa de los intereses de nuestro país. Finalmente acordaron que se respetaría el horario local de cada país y existiría un horario universal referido al tiempo que marca el antemeridiano de Greenwich.

Al arribar en este año al 140 aniversario de estos hechos, a la Dirección Técnica del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD) le parece propicio traerlos a colación, como una referencia histórica que bien pudiera servir de paradigma para nuestro Servicio Exterior, a propósito de los grandes retos y desafíos que tiene en agenda en los actuales momentos nuestra República Dominicana en materias de comercio exterior y relaciones internacionales.
MAS EN ttp://www.acento.com.do/index.php/blog/13223/78/La-negativa-de-RD-al-meridiano-de-Greenwich.html#.Uy7Re-T_Pfk.email
Abrazos,  Frank Sanchez
Posted on 7:35:00 p. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under | 0 Comments »

0 comentarios: