Fábrica de Desinfectante Ambulante




Lo último que faltaba, ya apareció. Una fábrica de desinfectante recorriendo los barrios con su química dentro de un gran estanque.  
Además llevan envases de diferentes tamaños para que su boca sea la medida. 

El "buscavidismo" hace a la gente más creativa; crea nuevas fuentes de empleo y lleva un servicio a tu casa que antes no llegaba. Con esta forma de trabajar también se anulan otros trabajos, quizás un poco más formales. 

Las damas que aprendieron mediante la realización de un taller, a producir Arizolín, por decir un producto, van quedando rezagadas con esta inventiva, de vender en gran y pequeña cantidad, puerta a puerta. 

Estoy pensando seriamente hacer algo parecido, pero que nadie me robe la idea y la registren, como le pasará a Rumai (Palito de Coco), que los piratas andan vendiendo su producción y el pobre Rumai, montado en el carro de Oliver Peña (el hijo del Capitán Camarero). 

Voy a preparar un transporte, pero con mucho filing, lo llenaré de etiqueta negra para recorrer las esquinas, vendiendo con la medida del vaso foam, que es la medida oficial de los chamacos que se retratan bebiendo, para subirlas a Facebook. 

Y fíjense que esa idea mía va muy bien con el nombre de Jhonny Walker (Juancito El Caminador). A $50 el vaso foam, lleno, pero con 8 cubos de hielo, hasta la tapa.
Posted on 7:59:00 a. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under | 1 Comments »

1 comentarios:

Idalmi Elena dijo... @ domingo, 27 octubre, 2013

jajajaj solo a carpo se le ocurre una nota tan atinada y jocosa como esta. Dios mio, es un retrato de nuestro país.
yo se que esa idea del whisky va a ser un éxito, ya que todas las fotos de facebook que veo de la juventud es con un vaso plástico en la mano, bebiendo, ese es su orgullo.