De Las Manos Limpias al Gobierno Concentración Nacional

LA MAGIA DEL MARKETING ELECTORAL.

Por Lic. Carlos Galán
Transcurría el año 1981 del pasado Siglo XX y en medio de una férrea oposición interna y externa, el gobernante Partido Revolucionario Dominicano, PRD, realizaba los aprestos para enfrentarse a su primer desafío de reelegirse como partido desde el poder.

Todavía estaba fresco en la memoria de los perredeistas, la experiencia de las elecciones internas que enfrentó en el año 1977, al Dr. Salvador Jorge Blanco y Antonio Guzmán Fernández, resultando este último electo como candidato del PRD y posterior Presidente de todos los dominicanos.

Las primarias del PRD, para algunos, una copia del modelo Americano aplicado por el Partido Demócrata y Republicano, coloca de frente cuatro años más tarde, en el escenario interno de ese partido nuevamente por un lado al Dr. Salvador Jorge Blanco, Senador del Distrito Nacional, Lic. Jacobo Majluta, Vicepresidente de la República Dominicana, quien gozaba del apoyo del entonces Presidente Constitucional Antonio Guzmán Fernández, Manuel Fernández Mármol y Dr. Pedro Antonio Franco Badía. Resultando electo en diciembre del 1981, como candidatos del PRD, el binomio Dr. Salvador Jorge Blanco-Manuel Fernández Mármol.

Superada la prueba de los procesos internos, el PRD, tenía por delante el desafío de sortear su propia división, generada como resultado directo de su lucha fratricida. Que unido a otras variables como los desaciertos en política económica, una coyuntura internacional desfavorable con un precio en el barril de petróleo en los 40 dólares, caída en las exportaciones de oro y azúcar, inestabilidad en la tasa de cambio, demanda de aumentos salariales, inflación o alza en los artículos de primera necesidad, aumento de la deuda externa, demandas de mejora en la calidad de vida de los grupos sociales y sindicales y serios cuestionamiento de corrupción a los funcionarios del Gobierno, planteaba para ese partido una situación un tanto difícil en termino de imagen y posicionamiento electoral con miras a las elecciones del año 1982.

Para revertir este diagnóstico desfavorable, los estrategas de campaña del candidato del PRD, se inclinaron por aplicar de forma novedosa, un Plan de Marketing Electoral que priorizara el fortalecimiento de una poderosa fuerza externa que suplantara los símbolos y maquillara la débil imagen de su propio partido, buscando la adhesión de electores que no tenían el interés de integrarse a esa estructura partidaria, pero sí de apoyar a su candidato. Así con esa visión estratégica, se entrega en manos del movimiento Avanzada Electoral, los planes operativos, financieros y publicitarios incluyendo la propaganda gráfica, para su ejecución y desarrollo. El Plan de Venta del producto político, buscó también marcar distancia del Gobierno a través de una oposición a todas las iniciativas planteada por el mismo sobre todo a nivel del Senado de la República y de los medios de comunicación llegando al extremo de vender ese candidato como el hombre de las manos limpias, cuyo propósito era persuadir a los electores sobre el hecho cierto de que si había corrupción en el Gobierno de su partido, él tenía las manos libres de pecado. Ese slogan terminó siendo el plato fuerte de su Plan de Publicidad Política, pues, era notorio no sólo en los jingle y spot que se difundían por los medios de comunicación, sino también en las manifestaciones políticas su bien logrado ademan de levantar las manos al aire en señal de pulcritud en el ejercicio de su función pública y que desde el Gobierno actuaría con igual determinación en contra del flagelo de la corrupción. Se destaca además durante la campaña el slogan no menos importante que reza:” Quién te salva, Salvador”, queriendo presentarse ante el electorado como el redentor que desde el Gobierno devolverá la prosperidad al pueblo.

Durante este proceso electoral que enfrentan en un mismo escenario el Dr. Salvador Jorge Blanco, candidato del PRD, el Dr. Joaquín Balaguer, candidato del Partido Reformista, PR y el Prof. Juan Bosch, candidato del Partido de la Liberación Dominicana, PLD. 

Hacen acto de presencia las investigaciones de mercado, como un aporte más del marketing electoral, al desarrollo de esa campaña. 

Dos días antes de las elecciones el mercado electoral fue estremecido con sendas investigaciones de preferencias electorales que deban como favorito al candidato del PRD. La Penn and Schoen le otorgaba a este producto un 47 %, al Dr. Joaquín Balaguer, un 25 % y al Prof. Juan Bosch, un 14%. El Centro de Investigación y Mercado Social, CEDEMERS, daba un 47.33% al Dr. Salvador Jorge Blanco, 24.29% al Dr. Balaguer y 15.23% al Prof. Bosch. El resultado final del proceso celebrado el 16 de mayo de ese año registra más o menos la misma tendencia: 47% Jorge Blanco, 39% Balaguer y 9% Prof. Juan Bosch. 

Como puede advertirse solo los instrumentos y técnicas del marketing electoral hicieron posible el triunfo de un producto político cuyo mérito radica en haber persuadido a la mayor parte del electorado de la bonanza de sus propuestas de campaña 

El 16 de agosto del año 1982, comienza la era en República Dominicana del Gobierno de Concentración Nacional, cuyas medidas de corte neoliberal, y la posterior firmas de sendos acuerdos: Facilidad Ampliada y Stand By, con el Fondo Monetario Internacional, FMI, representaron la antítesis de sus propuestas de campaña y por vía de consecuencias la desilusión del Pueblo Dominicano. 

Las pobladas de abril del 1984 y los serios cuestionamientos de corrupción en el Gobierno, terminan por desahuciar una administración cuyo Presidente fue el producto de la Magia del Marketing Electoral.
Posted on 6:57:00 p. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under | 0 Comments »

0 comentarios: