CARNAVAL EN EL PUNTO CERO

Jorge Acosta.
Especial para www.acuarelatv.net



Carnavales más jóvenes en la actualidad proyectan un gran accionar colectivo y gran apoyo empresarial y local, algunos ejemplos de esto son los carnavales de Bonao, Santo Domingo Este, Rincón, Cotuí y Jima Abajo... 

Los carnavales dominicanos son cíclicos, hoy están fuertes aquí y mañana en otro lado; así avanza la festividad más popular del país. Carnavales emergentes como los que nacen y crecen rápidamente, hoy en día están fuertes y tienen un gran impacto en nuestros pueblos.

Lo que sí debe de existir es una conciencia de la cultura en la gestión municipal. 

Los carnavaleros somos zombis -y me incluyo como tal, por los años tan especiales que he vivido como parte de la gestión de carnavales en Fantino, provincia Sánchez Ramírez-. Y es que cada carnaval se renace, se renueva y nuevamente vuelve a nacer, y así se desarrollan muchas ideas. 

Coloco este espacio de discusión respecto al carnaval en el punto cero, pues entiendo que debemos entrar a este punto, al punto cero, y comenzar de nuevo a recuperar sinergias perdidas, volver a enamorar a los sujetos y los actores que ya no están y ir a la raíz de la problemática. 

Las alcaldías son responsables del auge y el gran impacto en el financiamiento de la festividad, pues aquellos carnavales donde los alcaldes no aportan los recursos convenientes van en notable decadencia, exceptuando aquellos donde las agrupaciones de carnaval hacen cohesión con comercios, empresas, personalidades, ministros, lo que podría valorarse como un fuerte signo de identidad que fortifica la iniciativa desde lo local.

El punto cero tiene que ver con las sustentabilidad, pues debemos organizar el presupuesto hasta donde nos llegue la sabana. Tenemos que cuidar la creación de propuestas y personajes que le den identidad al carnaval, hacer disfraces nuevos no comprarlos después de ser usados en otra fiesta, es parte de esa sustentabilidad a la que nos referimos.

El punto cero también tiene que ver con revisar ese sentido del derroche de recursos en la presentación de agrupaciones musicales y no en el carnaval en sí, lo cual es claramente un complemento, pero que no puede ir en contrapeso con el centro de la festividad carnavalesca. Ademas hemos identificado que esto encarece los presupuestos de los municipios que no tienen los grandes padrinos, empresas y mecenas que aporten efectivo.

En sí, las faltas que se han estado cometiendo en los carnavales de nuestros pueblos se pueden notar cuando por ejemplo presentan en un solo año hasta 20 orquestas musicales, rompiendo los bolsillos de los sujetos vitales en el desarrollado de la celebración, es decir, de esos zombis que trabajan sin descanso con muchos meses de antelación.

Las trabas y el mal uso político impuesto por las autoridades, que no entienden los nichos y los espacios de los carnavales, son el centro de este epicentro de daños a la celebración, en ocasiones donde los arcadias toman el control de la festividad es una decencia total caso La Vega, San Cristóbal y Fantino.



    

LA TRIBU DEL CARNAVAL DE COTUI
Debemos revisarnos los carnavaleros y entender que estas autoridades municipales son transitorias y que el carnaval sigue vivo junto a su gente. Los protagonistas somos nosotros, somos iconos de los pueblos por más contradicciones que se tenga entre nosotros. 

Para rebasar estas dificultades y salir de ese punto cero las alcaldías deben descentralizar los presupuestos y aportar partidas económicas que permitan desarrollar integralmente la festividad, sin regato del presupuesto.

El carnaval en el punto cero encierra por lo tanto una apuesta a su desaparición tanto simbólica como materialmente. 

Agradecimiento de LA Imagen de La Tribu del Carnaval de Cotui al Artista TIMOTEO CEDEÑO
Posted on 3:30:00 p. m. by Jorge Acosta and filed under , | 0 Comments »

0 comentarios: