Semana Santa: Los Dos Extremos

Iglesia en Oración y Playas en Diversión

Hace muchos años la celebración de la Semana Mayor se celebraba en una sola dirección; todos íbamos a la iglesia y desde el jueves Santo, ya estábamos recogidos en casa, sin realizar ninguna otra actividad que no fuera pensar en el sufrimiento de Cristo.
Barrían los patios, cargaban el agua, soltaban los caballos, cortábamos el papel vejiga para hacer las banderitas del viacrucis. Y un domingo antes que ese jueves, peinábamos las palmeras en busca de las pencas tiernas, para el domingo de ramos. 
La televisión nacional, en todos sus canales transmitían una y otra vez los filmes de los Romanos y los judíos. La crucifixión de Cristo se repetía con actores de varias generaciones. Esas cintas cinematográficas se volvieron viejas, a tal punto que los nuevos equipos de transmisión de los canales ya no las resistía. Hasta que llegó la dramática Pasión de Cristo de Mel Gibson en el año 2014, basada en el Nuevo Testamento de la Biblia, hizo ¨resucitar¨ nuevamente la efervescencia de la fe e hizo renacer la pasión por la Semana Santa.
Aún, la iglesia católica celebra los viacrucis con gran tradición y con mucha concurrencia, todos los fines de semana de la cuaresma; además la larga misa de viernes santo, con la misma pasión de siempre.
Ahora, por otro lado y en sentido opuesto a la tradición, mucha gente se dedica a vacacionar durante el largo feriado, que le permite un mínimo de cuatro días en la playa o en la montaña, pero quizás, no sea con el deseo de rezar, sino, para descansar unos y otros para visitar los grandes conciertos a cielo abierto y de noches interminables que se celebran.
Otros combinan ambas cosas, van a los viacrucis, a algunas celebraciones eucarísticas y también van a la playa con su familia.
No juzgamos a ningunas de las partes, cada quien hace lo que venga en ganas y vive a su manera, siempre y cuando no afecten a actividades de quienes deciden meditar y estar tranquilos.
De todas maneras, los Piñeros nos juntaremos en la ¨chichiguada¨ de Roberto Saldaña, el domingo de resurrección en el play de softball Máximo Rodríguez, si tenemos la suerte de estar con vida.
Como este es un escrito inusual, como por ejemplo las fotos, debo decir que la primera la publicamos porque encontramos este cuadro con la imagen religiosa, con tanta cercanía que lo quemó y la segunda fotografía, por haberme encontrado en ese momento en que el sol despedía del viernes santo en Las Terrenas de Samaná.
Posted on 5:25:00 p. m. by Miguel Ángel Alonzo and filed under , , | 0 Comments »

0 comentarios: